Archivos

Sin.

Hay caminos sin salida, destinos sin vivir , promesas y sueños sin cumplir hay un sin fin de cosas, personas que no sabemos que son ni para que son.

Estamos en un mundo sin saber, un saber sin colores ni sabores, algunos aparentan que lo saben todo para ser aceptados en una sociedad injusta y despectiva, otros se guardan su sabiduría sin importar brillar como una estrella.

Nos tropezamos con personas mediocres criando hijos sin valores, solo el valor a lo material, el mundo no merece tener personas incultas sin corazón. Sembremos conciencia para un mundo con más caminos y destinos por vivir y conocer.

Anuncios

Hoy.

No se puede vivir de un pasado que ya no está, ni volverá.  Para qué hacernos daño pensando, diciendo, deseando lo que quedó atrás.  “Vive el presente” o si no te gusta esa pequeña frase, vive lo que elegiste ser y continua tu camino, que el tiempo no se le ha detenido a nadie por añorar lo que ya no está.

Calidad de compañía.

-Hola mi pana y la novia

– Terminamos, me dejo.

-y eso?

-No sé y eso que la llenaba de flores, chocolates, peluches, joyas y no bastó.

-Te faltó algo amigo, tiempo, calidad de tiempo de estar juntos la rutina mata, lo material en parte ayuda alimentar la rutina; digo yo quizás no se.

Me quedo contigo

Me quedo contigo, con la más bonita, con la que no se conforma con nada, pero termina conformándose.
Me quedo contigo, la que se acuesta peinada y se levanta despeinada.
Me quedo contigo la que habla y habla contradiciendo todo lo que escucha, pero al final de la noche da la razón.
Me quedo contigo con la inquieta, con la que quiere hacer mil cosas a la vez y siempre termina haciendo una.
Me quedo contigo con la que cuenta las estrellas, le da forma a las nubes y ve cada día el atardecer para pedir un deseo.
Me quedo contigo porque me escoges siempre, me enamoras cada día, me besas en la frente sin razón y cambias mis planes para incluir los tuyos junto a los mios.

Siempre contigo.

qué sentido tiene.

Qué sentido tienen tus besos si no me miran, sin tu cabellera que arropaba mis noches largas sin sueños, ni sentidos.

Qué sentido tiene tu almohada vacía, junto a la mía, en este otoño que se aproxima en un invierno sin medida.

Qué sentido tiene la ventana, cuando se asoma la luna, añorando tú silueta desnuda, imperfecta, atrevida, bajo su luz.

Qué sentido tiene mi piel, si  falta tú olor, tus caricias ocurrentes y tus masajes de novata.

Qué sentido tiene nuestra habitación sino estás tú, para un beso, una palabra y tus miradas de ternura.

Qué sentido tiene todo sin ti, mis noches no serán noches, sin gemidos, ni susurros, sin caricias ni desvelos.

Por primera vez.

Yo solo corrí tras sus besos desnudos, sus besos abandonados y heridos.

 Fui detrás de ella, como cuando un perro tiene hambre, sed y hasta frío; fui detrás de ella como la abeja a la miel, como la lluvia al suelo y el girasol al sol.

  Llegue a tu espalda, tome tu hombro te dije: – Aquí estoy, soy lo que buscas, lo  que jamás te hará falta, ni te hará sufrir. tendrás mis mañanas y desvelos. Seré tu compañía para hoy y nuestro futuro, no habrá otra en tu lugar, no habrá nadie que toque éste pequeño y conforme corazón, ni se meta en mis entrañas sacandome las mariposas, que sólo tú  pusiste ahi.  

Solo tú conoces mis gemidos en lo más profundo de mi ser, conoces mi mala costumbre de amar, mi mejor manera de tocar tu piel, mi peor manera de no decir lo que sentía a tiempo y no perderte por primera vez… Por primera vez dame una y última oportunidad.