Archivo de etiquetas| historias

Por primera vez.

Yo solo corrí tras sus besos desnudos, sus besos abandonados y heridos.

 Fui detrás de ella, como cuando un perro tiene hambre, sed y hasta frío; fui detrás de ella como la abeja a la miel, como la lluvia al suelo y el girasol al sol.

  Llegue a tu espalda, tome tu hombro te dije: – Aquí estoy, soy lo que buscas, lo  que jamás te hará falta, ni te hará sufrir. tendrás mis mañanas y desvelos. Seré tu compañía para hoy y nuestro futuro, no habrá otra en tu lugar, no habrá nadie que toque éste pequeño y conforme corazón, ni se meta en mis entrañas sacandome las mariposas, que sólo tú  pusiste ahi.  

Solo tú conoces mis gemidos en lo más profundo de mi ser, conoces mi mala costumbre de amar, mi mejor manera de tocar tu piel, mi peor manera de no decir lo que sentía a tiempo y no perderte por primera vez… Por primera vez dame una y última oportunidad.

Anuncios

siempre ella.

Ella va con tanta prisa que no deja ni sus huellas, 

Ella va por el día demostrando una sonrisa, su alegría, por las cosas mas sencillas y cotidianas; al caer la noche, la obscuridad de cuatro paredes, roban su sonrisa, roban su ternura y la dejan sin suspiros.

Ella se desvite cada noche, colgando su traje de alegría, para ponerse la melancolía.

Ella llora con la luna su valentía quedando dormida, entre sabanas frías; ella no sabe que el viento sopla sus tristezas, para continuar un nuevo día. 
Por ellas, para ellas, esas mujeres luchadoras, que siempre tienen buena cara, acompañada con actitud, ante las adversidades. 

Carta a la abuela, I parte

Hola abuela, aquí estoy mojando el pan con café, me preparo para un día mas de trabajo, no todo es tan normal como parece, el sistema de éste país no se parece al de nosotros, se, que, ni debe serlo.  Abuela extraño a mi gente, extraño tu mirada, tu olor de abuela, de consejera, de amiga y hasta de madre; aquí sobrevive el mas inteligente, aprendí eso de un amigo que es de Uruguay y con mi acento sabia que era de Venezuela.  Abuela aquí no vale la pena deprimirse, ni llorar, mucho menos extrañar ni comparar; no hay tiempo para lamentos sino tiempo para evolucionar y avanzar, el corto tiempo libre que me queda es para escribirte y extrañarte. Habrá un pronto abuela un nos volveremos a ver.

Luisa

Luisa es la típica positiva con negatividad, ya hoy me comentó que tiene cinco meses en España, llegó como todos full motor lista para arrancar, su apoyo: hermano y su esposa, para Luisa fue fácil adaptarse ya había viajado a España dos veces, pero, ojo, como turista disfrutando de playas, paseos, restaurantes, compras.

Esta vez Luisa no llega a España como turista, sino como emigrante y sin papeles, ya su hermano Leo le tenia preparado trabajo de limpieza en hoteles; es lo único que se puede encontrar en verano y sin papeles.  A ella no le importó colgó su título de abogada para chica de limpieza, iba feliz y dispuesta, porque se asombraba como la gente con orgullo habla de su oficio y le dan valor.

Todo la deslumbraba, sus ánimos mas cargados que nunca, pero como todo extranjero que pasa por depresión y esa chispa se apaga, que al cabo de dos meses cae en cuenta que limpiar hasta los water es una mierda, que esa mora con la que le toco hacer limpieza está loca, pareciera que hubiese nacido ya con escoba y fregona, que el tiempo es una caca a la hora de tomar el reloj, porque cada habitación tiene un tiempo para limpiar y hay que ir sobre marcha, hasta la aspiradora era una mierda, cargarla subir y bajar escaleras con ella y los implementos de limpieza, ver a los días las uñas hecha porquería.

Ya a Luisa se le había acabado el encanto, igual ya se había terminado el verano no mas trabajo, no más euros, no mas aspiradora de mierda, ni moras limpiando como esclavas, con todo el respeto a otras nacionalidades, pero así lo veía Luisa.

Ahora añora hasta la marroquí con la que se hizo amiga, mas el dinero que le entraba semanal, ya no tiene trabajo la depresión la consume no quiere salir de la habitación, repetida veces dice: ya no tendré trabajo, qué hare, ahora sin papeles, en mi país si valía mi currículum, este mundo no es como el que deje, allá si vale lo que estudie, para qué me vine, jamas trabajaré aquí de lo que me gradúe, no me acostumbro. – calma ya te buscaremos algo en casa de familia o alguna casa que limpiar. Le dice su hermano Leo y cuando arregle los papeles trabajarás de lo que te graduaste.  Pero con tanta negatividad no creo que algo salga para Luisa.  

Es normal que hayan muchas Luisa por ahí en otro país,, es normal empezar ilusionados, luego abrir los ojos ver la realidad, seguir con lagrimas y tristezas siempre presentes, porque fue la decisión que tomaste.  Emigrar es de valientes.

Con sentimientos positivos hasta te puede tocar la lotería. Así que Luisa positiva.

Valiente.

Admiro al emigrante, si ese que es valiente que soltó y dejo.

El que soltó sus cosas materiales que un día le costo sudor y lágrimas para tener su casa bien acomodada, su coche bien equipado.

El que dejo su familia: abuelos, tíos, hermanos, padres, su hijo, el mejor amigo y hasta la mascota.

Valiente luchador atrevido, que vas con rumbo fijo, el norte sur este y oeste guardados en dos maleta acompañadas de fotos, recuerdos, adornos, libros, pocos zapatos así como la ropa.

El que va cargado de lágrimas sin poder soltar una, para que su familia lo vean fuerte y seguro, de que fue la mejor decisión.

El emigrante que lo despiden en el aeropuerto un adiós sin pronto regreso, un no sabemos cuando lo volveremos a ver; pero una esperanza de – vendré por ustedes. 

Frases van y vienen, – Animo tú puedes, -calidad de vida, amigo – Sin llorar eh! -nos vemos pronto. -me mandas un whatsapp, pana. – toma fotos!. – te queremos! – hijo, Dios te bendiga. -papi bendición.

Si conoces un emigrante, tratalo como tu hermano, que no sabes por la que ha pasado y pisado, para estar en tu país.

El día que entendamos que todos somos humanos, no abran fronteras, ni muros, ni división; solo normas, reglas, leyes, que indiquen nuestro respeto cultural y hasta de costumbres del país que nacimos.

Un emigrante es un valiente.

Sin juzgar.

Si no saben mi pasado como saben de mi presente.

Si hablan de mi para qué siguen el chisme.

Si no saben de donde vengo cómo saben a donde voy.

Si no saben mis manías para qué las buscan.

Si  no saben de mi para qué me juzgan.

En que época estamos para seguir el odio a los demás y hacernos idea de lo que son y no son… sin dar oportunidad de conocer y aceptarnos tal cual como somos.

Bichos.

Cuanto dolor, como no estar triste de ver tantas injusticias en mi país Venezuela, es una Barbarie lo que se ve y se vive, nos están matando, la guardia y los policías ya no son de este planeta y ni hablar de los corruptos del Gobierno, que el mundo lo sepa son dictadores y no les importo nunca el pueblo venezolano.

Quisiera preguntarle a un guardia o policía:

-Usted nació solo, quién lo parió, quién lo tuvo 9 meses en sus entrañas, lo abortaron y sobrevivió entre bichos y porquería, la basura te amamanto, el odio te abrazo, no creció con un humano, alguna mamá, papá, hermano, abuelo, un vecino, alguna mascota; porque te he visto como agredes a las personas con tantas ganas, rabia, odio, resentimiento, cierras ese puño gordo y fuerte de cobardía y lo llevas a cualquier parte del cuerpo de esa persona inocente; inocente porque esa persona esta cansada de no comer bien, de no encontrar medicina, ni cubrir sus necesidades básicas con ese sueldo miserable, con eso no te basta y dispara.

Dónde está la humanidad, cuando todas esas personas van sin armas a esas concentraciones, van desde niños hasta personas mayores, que bonito no, ustedes armados y los inocentes no.   Ya entendí no me responda ustedes nadie los pario, nadie los quiso solo son bichos de una sociedad muda y ciega, bichos que odian, ustedes son la escoria la peor plaga, jamas recibieron amor de un hogar y mucho menos valores, de lo contrario no nos estuviesen matando, veo como mucha gente ni es capaz de matar una cucaracha ni yo a una hormiga y cuando las veo en fila me hago a un lado para no lastimarlas porque en mi mente y corazón no me cabe que tengo que pisarlas para hacerle daño.

Ustedes Guardias y Policías, son Bichos asesinos y la vergüenza de este país.

Nos están asesinando y así aun no tenemos miedo.