Archivo de etiquetas| poesía

Un pastel.

Este año no cumplo años, no tengo nada que celebrar solo lamentos y lágrimas, de nuevo tome caminos incorrectos.

Dejaré un pastel en medio del universo, lo miraré desde lejos hasta que el el viento sople por mi las velas y los planetas bailen al son de mis silencios ahogados en las estrellas.

Me marchare cuando se duerma la luna y la galaxia deje de brillar; reiré cuando se me pase la pena y me diré: Que tonta eres pasaste un cumpleaños sin celebrar!

Anuncios

Somos.

Somos lo poco que esperamos de nosotros mismos

Somos lo mucho que podemos dar, pero los miedos no nos dejan avanzar.

somos únicos entre miles de humanos, genes perfectos, mentes brillantes.

somos la posibilidad de nuevos caminos.

somos el universo entero sin entenderlo, pero igual así, somos un universo del todo.

Una de esas anécdotas.

Una mañana la abuela: -vengan niñas ya nacieron los pollitos!

-Los podemos tocar abuelita.

-No, solo verlos porque la mama gallina no les dará calor y morirán de frío.

-y darles un besito.

-Su mamá es muy celosa y con su pico te picara.

-bueno vamos hermanita dejemos que la mamá gallina le de teta a los pollitos.

 

qué sentido tiene.

Qué sentido tienen tus besos si no me miran, sin tu cabellera que arropaba mis noches largas sin sueños, ni sentidos.

Qué sentido tiene tu almohada vacía, junto a la mía, en este otoño que se aproxima en un invierno sin medida.

Qué sentido tiene la ventana, cuando se asoma la luna, añorando tú silueta desnuda, imperfecta, atrevida, bajo su luz.

Qué sentido tiene mi piel, si  falta tú olor, tus caricias ocurrentes y tus masajes de novata.

Qué sentido tiene nuestra habitación sino estás tú, para un beso, una palabra y tus miradas de ternura.

Qué sentido tiene todo sin ti, mis noches no serán noches, sin gemidos, ni susurros, sin caricias ni desvelos.

siempre ella.

Ella va con tanta prisa que no deja ni sus huellas, 

Ella va por el día demostrando una sonrisa, su alegría, por las cosas mas sencillas y cotidianas; al caer la noche, la obscuridad de cuatro paredes, roban su sonrisa, roban su ternura y la dejan sin suspiros.

Ella se desvite cada noche, colgando su traje de alegría, para ponerse la melancolía.

Ella llora con la luna su valentía quedando dormida, entre sabanas frías; ella no sabe que el viento sopla sus tristezas, para continuar un nuevo día. 
Por ellas, para ellas, esas mujeres luchadoras, que siempre tienen buena cara, acompañada con actitud, ante las adversidades. 

Fuerte

Que duro es hacerte el (la) fuerte,

Cuando todos tus huesos duelen,

Cuando tus pensamientos son tan negativos,

Sientes que no respiras, que el pecho te aprieta, pero por supuesto aún respiras.

El alma no se levanta, aflojando cada músculo, cada nervio, cada órgano.

Tus piernas no la sientes, pero continúas haciéndote e inventandote ser fuerte, porque ahí en cada esquina, siempre hay un camino que continuar y descubrir.

Sé fuerte hasta que no duela.

Cartas que ya no se leen.

Mi querida adorada y amada Eva, estoy muy bien en esta bella y prestigiosa ciudad que me ha dado la oportunidad de tener un buen trabajo, si, un buen trabajo para ofrecerle con mucho amor todo lo que se merece.

Mi buen corazón la extraña y yo aun mas, en cada esquina hay flores muy bellas que me hacen recordar su admirable belleza, sin ignorar su fragancia fresca sutil y delicada así como su voz.  Aquí hay una iglesia muy alta por cierto, cada mañana paso y te imagino ahí con el vestido de novia, las casas aquí son grandes con muchos balcones, no dejo de pensar el día que pueda abrir una puerta de esas casas y te tome entre mis brazos para entrar juntos.

Paciencia le pido mi bella dama Eva, para que cada petición de esa lista  que hicimos juntos se nos cumpla; quiero que estés bien para yo sentirlo así y continuar con nuestro gran sueño, se despide de usted este noble caballero que no deja de pensarla ni un instante, ni en un suspiro.

 

David G, 01 de junio 1926