Archivo de etiquetas| poemas

Ilusión

“Ella sólo sabe vivir de amor e ilusión, es lo único que la mantiene viva para seguir y continuar”

Anuncios

Tristezas

– y de qué murió?

-Se ahogó con una gota de lágrima que caía por su mejilla atravesando sus dulces labios y abrazando la lengua para no caer a su garganta, la lengua la soltó llegando como estaca al corazón.

Imperfectamente para mi.

Ella, la chica imperfecta que quise para mi, la de mirada atrevida, envolvente. 

Ella, la chica timida  que se escondía detrás de su sonrisa alegre y amable.  La que lloraba sin saber por qué y yo menos, sin entender.

Te envolvía con su magia, una magia qué no se por dónde empieza, para poder explicar mejor, yo solo la observaba cuando manteníamos largas conversaciones; cada palabra, cada gesto, era imposible no quedar como tonto mirándola. 

 Ella, la chica sencilla con sus atuendos que no encontrarías en la moda, ni en las revistas, con su rostro de piel original, sin maquillaje, no lo necesitaba, la chica difícil de conocer, pero fácil de observar.  

Ella  imperfectamente perfecta para mi, sabia como apreciar las hojas que caían de los árboles, ver el cielo para darle forma a las nubes.  La que te daba ánimos y frases de aliento, cuando era ella la que lo necesitaba.  

Ella la que amaba lo simple se enamoraba del sol, la luna y las estrellas.  No había espacio, ni tiempo, para que me amara a mi.  Perdononame por no entenderte entre tantas palabras, gestos y lágrimas. 

Quizás fui egoísta en no preguntarte “estás bien?” o “cómo te sientes hoy” pero el tiempo pasaba tan rápido a tú lado y tú cara de ternura y firme, que no me imaginaba que Morías.

Me dolió no despedirme ni que me despidieras, me mentiste al decirme que te iría de vacaciones por unas semanas. 

Espere las semanas que pasaran pero no te veía en el parque, preocupado fui a tú casa, solo me queda el recuerdo de esa mañana que toque a tu puerta para decirte: “Eres la mujer imperfectamente perfecta para mi, porque te amo”.

Pero la sorpresa me la llevé yo, cuando tus padres me dicen entre lágrimas: – Elisa ya no esta con nosotros, descansa en el mundo espiritual, quiso que su muerte fuera discreta, en silencio, para que la recordaran como fue en vida. 

 Te esperábamos a que vinieras, gracias por hacerlo, porque Elisa nos dejo este mensaje para ti.  – Yo también te amo porque eres imperfectamente perfecto para mi.

Por primera vez.

Yo solo corrí tras sus besos desnudos, sus besos abandonados y heridos.

 Fui detrás de ella, como cuando un perro tiene hambre, sed y hasta frío; fui detrás de ella como la abeja a la miel, como la lluvia al suelo y el girasol al sol.

  Llegue a tu espalda, tome tu hombro te dije: – Aquí estoy, soy lo que buscas, lo  que jamás te hará falta, ni te hará sufrir. tendrás mis mañanas y desvelos. Seré tu compañía para hoy y nuestro futuro, no habrá otra en tu lugar, no habrá nadie que toque éste pequeño y conforme corazón, ni se meta en mis entrañas sacandome las mariposas, que sólo tú  pusiste ahi.  

Solo tú conoces mis gemidos en lo más profundo de mi ser, conoces mi mala costumbre de amar, mi mejor manera de tocar tu piel, mi peor manera de no decir lo que sentía a tiempo y no perderte por primera vez… Por primera vez dame una y última oportunidad.

Valiente.

Admiro al emigrante, si ese que es valiente que soltó y dejo.

El que soltó sus cosas materiales que un día le costo sudor y lágrimas para tener su casa bien acomodada, su coche bien equipado.

El que dejo su familia: abuelos, tíos, hermanos, padres, su hijo, el mejor amigo y hasta la mascota.

Valiente luchador atrevido, que vas con rumbo fijo, el norte sur este y oeste guardados en dos maleta acompañadas de fotos, recuerdos, adornos, libros, pocos zapatos así como la ropa.

El que va cargado de lágrimas sin poder soltar una, para que su familia lo vean fuerte y seguro, de que fue la mejor decisión.

El emigrante que lo despiden en el aeropuerto un adiós sin pronto regreso, un no sabemos cuando lo volveremos a ver; pero una esperanza de – vendré por ustedes. 

Frases van y vienen, – Animo tú puedes, -calidad de vida, amigo – Sin llorar eh! -nos vemos pronto. -me mandas un whatsapp, pana. – toma fotos!. – te queremos! – hijo, Dios te bendiga. -papi bendición.

Si conoces un emigrante, tratalo como tu hermano, que no sabes por la que ha pasado y pisado, para estar en tu país.

El día que entendamos que todos somos humanos, no abran fronteras, ni muros, ni división; solo normas, reglas, leyes, que indiquen nuestro respeto cultural y hasta de costumbres del país que nacimos.

Un emigrante es un valiente.

Vacío.

Hoy no son esas noches de dormir, 

Me pierdo en tus recuerdos, en los mínimo momentos juntos,

Se desvanecen mis manos esperando las tuyas.

Me recupero en tus fotos, fotos vacías sin tu regreso.

Miro el espacio en la cama, tu espacio, ese el que nunca tenias que haber dejado, la cama dibuja tu silueta, tus labios sensuales y hasta tu sonrisa.

Las paredes murmullan el eco de tu sonrisa, de tus palabras y tus gemidos.

Hay que noches sin ti, sin un: “hasta mañana”, “feliz noche”, “te amo”, “mañana es otro día” “ven y dame un abrazo”. 

Ven y llena mis vacíos.