Archivo de etiquetas| letras

Sin.

Hay caminos sin salida, destinos sin vivir , promesas y sueños sin cumplir hay un sin fin de cosas, personas que no sabemos que son ni para que son.

Estamos en un mundo sin saber, un saber sin colores ni sabores, algunos aparentan que lo saben todo para ser aceptados en una sociedad injusta y despectiva, otros se guardan su sabiduría sin importar brillar como una estrella.

Nos tropezamos con personas mediocres criando hijos sin valores, solo el valor a lo material, el mundo no merece tener personas incultas sin corazón. Sembremos conciencia para un mundo con más caminos y destinos por vivir y conocer.

Anuncios

Me quedo contigo

Me quedo contigo, con la más bonita, con la que no se conforma con nada, pero termina conformándose.
Me quedo contigo, la que se acuesta peinada y se levanta despeinada.
Me quedo contigo la que habla y habla contradiciendo todo lo que escucha, pero al final de la noche da la razón.
Me quedo contigo con la inquieta, con la que quiere hacer mil cosas a la vez y siempre termina haciendo una.
Me quedo contigo con la que cuenta las estrellas, le da forma a las nubes y ve cada día el atardecer para pedir un deseo.
Me quedo contigo porque me escoges siempre, me enamoras cada día, me besas en la frente sin razón y cambias mis planes para incluir los tuyos junto a los mios.

Siempre contigo.

Un amor así.

Se acerca la navidad, ya entiendo a mi madre cuando estas fechas la hacían sentir tan sensible y nostálgica sin la presencia de mi padre.  Yo siento que mi corazón vacío, no aguantará una navidad sin alguien a quién amar, sin alguien a quien comprarle un regalo para navidad, de tomarle la mano debajo de la mesa a la hora de la cena, de chocar las copas, reírnos por tonterías, bailar hasta pisar nuestros talones, mirarnos para no perdernos, besarnos para no olvidarnos. Estoy atento en cada esquina, calle, en el recorrido para ir a mi trabajo o retorno a mi casa, una señal de que seas tú, la dueña de mi corazón, la que no solo estará en mis navidades sino en los 365 días del año.

qué sentido tiene.

Qué sentido tienen tus besos si no me miran, sin tu cabellera que arropaba mis noches largas sin sueños, ni sentidos.

Qué sentido tiene tu almohada vacía, junto a la mía, en este otoño que se aproxima en un invierno sin medida.

Qué sentido tiene la ventana, cuando se asoma la luna, añorando tú silueta desnuda, imperfecta, atrevida, bajo su luz.

Qué sentido tiene mi piel, si  falta tú olor, tus caricias ocurrentes y tus masajes de novata.

Qué sentido tiene nuestra habitación sino estás tú, para un beso, una palabra y tus miradas de ternura.

Qué sentido tiene todo sin ti, mis noches no serán noches, sin gemidos, ni susurros, sin caricias ni desvelos.

Dolió

Dolió más cuando tú silencio sobraba en la mesa.

Dolió más tus manos en el fuego, sin querer tomar las mías.

Dolió más tus pasos en terrenos equivocados.

Dolió más cuando dejaste las sabana frías, tú indiferencia al caer la noche; ni un te quiero, ni un buenas noches, ni un hasta mañana.

Pero sobre todo, dolió más mi alma que sabia, que siempre estuve sola.

Mercedes.

Mercedes arregla la cama de su hija, quizás sea la última vez que arregle su cuarto, no hace cuatro horas que se fue a otro país en búsqueda de esperanzas, cambios y que su carrera como médico la haga crecer tanto en lo personal y profesional.

– Hija hoy lloro tú partida me duele mis entrañas, mi vientre donde te tuve, mi alma, mi corazón se tuerce, se gira sabiendo que no se  si esta viejita de tu vida te vuelve a ver. Mis lágrimas son un silencio que se escuchan en el dolor de una madre que no tendrá a su niña más, mi niña que ya no es niña; ahora cumplir tus metas y sueños serás grande entre los grandes.  Aquí estará tu viejita arreglando tú habitación para que un día que puedas volver te sientas feliz y segura como lo solías hacer.  Mi alma me grita por dentro, me quiebra como un vaso de vidrio que cuando cae, se rompe añicos, llamando a mi soledad desde el eco del silencio.

Mi mundo.

Tú mi universo en mi mundo.

Mi mundo no es tan grande como el del universo, es pequeño, acogedor y hasta simpático.

No cualquiera entra a mi mundo te escogí a ti, porque tú me escogiste mucho antes de conocernos.  Según tú, te impacto al verme en esa foto que te mostraron, dijiste “ella es, si, con sus ojos que me matan.”

Entras a mi mundo, porque te escogí por las características del hombre que buscaba de aquella lista que me hice un dia y cuando me acordaba repetía como tenia que ser esa persona que compartiera mis días.  Ya saben la ley de atracción.

También mis ojos se enamoraron de esos ojos que brillaban como dos diamantes, que ni parpadeaban al mirarme el día que nos presentaron.

Eres perfecto para mi pequeño mundo, hay lugar un  espacio reservado para ti y para este nuevo amor.  Serás mi estrella, mi luna, mi sol, mi lluvia, mi aire, mis planetas alineados, mis nubes aterciopeladas y sobre todo el mejor amor que no había entrado a este mundo imperfecto, pero con virtudes.