Archivo de etiquetas| letras

Un amor así.

Se acerca la navidad, ya entiendo a mi madre cuando estas fechas la hacían sentir tan sensible y nostálgica sin la presencia de mi padre.  Yo siento que mi corazón vacío, no aguantará una navidad sin alguien a quién amar, sin alguien a quien comprarle un regalo para navidad, de tomarle la mano debajo de la mesa a la hora de la cena, de chocar las copas, reírnos por tonterías, bailar hasta pisar nuestros talones, mirarnos para no perdernos, besarnos para no olvidarnos. Estoy atento en cada esquina, calle, en el recorrido para ir a mi trabajo o retorno a mi casa, una señal de que seas tú, la dueña de mi corazón, la que no solo estará en mis navidades sino en los 365 días del año.

Anuncios

qué sentido tiene.

Qué sentido tienen tus besos si no me miran, sin tu cabellera que arropaba mis noches largas sin sueños, ni sentidos.

Qué sentido tiene tu almohada vacía, junto a la mía, en este otoño que se aproxima en un invierno sin medida.

Qué sentido tiene la ventana, cuando se asoma la luna, añorando tú silueta desnuda, imperfecta, atrevida, bajo su luz.

Qué sentido tiene mi piel, si  falta tú olor, tus caricias ocurrentes y tus masajes de novata.

Qué sentido tiene nuestra habitación sino estás tú, para un beso, una palabra y tus miradas de ternura.

Qué sentido tiene todo sin ti, mis noches no serán noches, sin gemidos, ni susurros, sin caricias ni desvelos.

Dolió

Dolió más cuando tú silencio sobraba en la mesa.

Dolió más tus manos en el fuego, sin querer tomar las mías.

Dolió más tus pasos en terrenos equivocados.

Dolió más cuando dejaste las sabana frías, tú indiferencia al caer la noche; ni un te quiero, ni un buenas noches, ni un hasta mañana.

Pero sobre todo, dolió más mi alma que sabia, que siempre estuve sola.

Mercedes.

Mercedes arregla la cama de su hija, quizás sea la última vez que arregle su cuarto, no hace cuatro horas que se fue a otro país en búsqueda de esperanzas, cambios y que su carrera como médico la haga crecer tanto en lo personal y profesional.

– Hija hoy lloro tú partida me duele mis entrañas, mi vientre donde te tuve, mi alma, mi corazón se tuerce, se gira sabiendo que no se  si esta viejita de tu vida te vuelve a ver. Mis lágrimas son un silencio que se escuchan en el dolor de una madre que no tendrá a su niña más, mi niña que ya no es niña; ahora cumplir tus metas y sueños serás grande entre los grandes.  Aquí estará tu viejita arreglando tú habitación para que un día que puedas volver te sientas feliz y segura como lo solías hacer.  Mi alma me grita por dentro, me quiebra como un vaso de vidrio que cuando cae, se rompe añicos, llamando a mi soledad desde el eco del silencio.

Mi mundo.

Tú mi universo en mi mundo.

Mi mundo no es tan grande como el del universo, es pequeño, acogedor y hasta simpático.

No cualquiera entra a mi mundo te escogí a ti, porque tú me escogiste mucho antes de conocernos.  Según tú, te impacto al verme en esa foto que te mostraron, dijiste “ella es, si, con sus ojos que me matan.”

Entras a mi mundo, porque te escogí por las características del hombre que buscaba de aquella lista que me hice un dia y cuando me acordaba repetía como tenia que ser esa persona que compartiera mis días.  Ya saben la ley de atracción.

También mis ojos se enamoraron de esos ojos que brillaban como dos diamantes, que ni parpadeaban al mirarme el día que nos presentaron.

Eres perfecto para mi pequeño mundo, hay lugar un  espacio reservado para ti y para este nuevo amor.  Serás mi estrella, mi luna, mi sol, mi lluvia, mi aire, mis planetas alineados, mis nubes aterciopeladas y sobre todo el mejor amor que no había entrado a este mundo imperfecto, pero con virtudes.

amor

El amor de tu vida no se escoge, así como no escogemos el paisaje del día ni la lluvia en la ventana.  No lo escogemos, porque llega cuando menos te lo esperas, cuando estas distraída por el mundo entre personas mas bipolar que tú y perfeccionistas tontas,  puede llegar en un día caluroso y tus cabellos ahí como chamizos bailando con el viento, tu rostro lleno de grasa de tanto sudar, tu ropa sin aliento ni pudor, tus zapatos sucios de tanto ir de un lado a otro a esa rutina que tenemos todos para sobrevivir en este planeta cruel pero maravilloso… Así de sencillo, sin planear un encuentro sin decir mañana llega el amor de mi vida; me pondré el mejor traje, el mejor perfume, los zapatos mas nuevos, mi mejor sonrisa… No no de eso no se trata, encontrar ese amor es como cuando la muerte te encuentra desaliñado, quizas sin ropa en la ducha o limpiando la casa llena de telarañas y sin previo aviso… Y ni chance de nada, el amor es así no te preguntará:- lista, que ya estoy llegando.

Puedo decir te conocí sin querer.

Vacío.

Hoy no son esas noches de dormir, 

Me pierdo en tus recuerdos, en los mínimo momentos juntos,

Se desvanecen mis manos esperando las tuyas.

Me recupero en tus fotos, fotos vacías sin tu regreso.

Miro el espacio en la cama, tu espacio, ese el que nunca tenias que haber dejado, la cama dibuja tu silueta, tus labios sensuales y hasta tu sonrisa.

Las paredes murmullan el eco de tu sonrisa, de tus palabras y tus gemidos.

Hay que noches sin ti, sin un: “hasta mañana”, “feliz noche”, “te amo”, “mañana es otro día” “ven y dame un abrazo”. 

Ven y llena mis vacíos.