Archivo de etiquetas| salud

Sigue.

sigue que si es el camino correcto,

solo cámbiate los zapatos por unos todo terreno.

Anuncios

Primavera

Abrázame fuerte en silencio.  Necesito de tus brazos, eres mi nido, mi refugio, mi corazón.  Así como la primavera abraza el sol necesitando su calor, como los días que no quieren terminar  porque al sol le cuesta marchar.  Abrázame fuerte mamá que la primavera llega una vez más, presumiendo sus flores y las mariposas que no paran de bailar y nosotras que no dejamos de admirar.

Ángel .

En los brazos de un ángel me llevan de aquí

ya no siento frío ni dolor

no hay tristeza,

ni siento el peso de mi cuerpo,

solo voy en los brazos de un ángel,

no alcanzo ver sus alas 

pero si su esencia,

no alcanzo ver su cuerpo

pero si su transparencia, 

su aliento me quita el sueño

el sueño a la eternidad. 

Poco a poco me duerme con el coro celestial,

ahora te reconozco!

eres el ángel que siempre has cuidado de mi

y ahora me acompañas hasta el día de mi muerte.

 

Hasta siempre Abuelo.

 

 

Por primera vez.

Yo solo corrí tras sus besos desnudos, sus besos abandonados y heridos.

 Fui detrás de ella, como cuando un perro tiene hambre, sed y hasta frío; fui detrás de ella como la abeja a la miel, como la lluvia al suelo y el girasol al sol.

  Llegue a tu espalda, tome tu hombro te dije: – Aquí estoy, soy lo que buscas, lo  que jamás te hará falta, ni te hará sufrir. tendrás mis mañanas y desvelos. Seré tu compañía para hoy y nuestro futuro, no habrá otra en tu lugar, no habrá nadie que toque éste pequeño y conforme corazón, ni se meta en mis entrañas sacandome las mariposas, que sólo tú  pusiste ahi.  

Solo tú conoces mis gemidos en lo más profundo de mi ser, conoces mi mala costumbre de amar, mi mejor manera de tocar tu piel, mi peor manera de no decir lo que sentía a tiempo y no perderte por primera vez… Por primera vez dame una y última oportunidad.

Carta a la abuela, I parte

Hola abuela, aquí estoy mojando el pan con café, me preparo para un día mas de trabajo, no todo es tan normal como parece, el sistema de éste país no se parece al de nosotros, se, que, ni debe serlo.  Abuela extraño a mi gente, extraño tu mirada, tu olor de abuela, de consejera, de amiga y hasta de madre; aquí sobrevive el mas inteligente, aprendí eso de un amigo que es de Uruguay y con mi acento sabia que era de Venezuela.  Abuela aquí no vale la pena deprimirse, ni llorar, mucho menos extrañar ni comparar; no hay tiempo para lamentos sino tiempo para evolucionar y avanzar, el corto tiempo libre que me queda es para escribirte y extrañarte. Habrá un pronto abuela un nos volveremos a ver.

Bichos.

Cuanto dolor, como no estar triste de ver tantas injusticias en mi país Venezuela, es una Barbarie lo que se ve y se vive, nos están matando, la guardia y los policías ya no son de este planeta y ni hablar de los corruptos del Gobierno, que el mundo lo sepa son dictadores y no les importo nunca el pueblo venezolano.

Quisiera preguntarle a un guardia o policía:

-Usted nació solo, quién lo parió, quién lo tuvo 9 meses en sus entrañas, lo abortaron y sobrevivió entre bichos y porquería, la basura te amamanto, el odio te abrazo, no creció con un humano, alguna mamá, papá, hermano, abuelo, un vecino, alguna mascota; porque te he visto como agredes a las personas con tantas ganas, rabia, odio, resentimiento, cierras ese puño gordo y fuerte de cobardía y lo llevas a cualquier parte del cuerpo de esa persona inocente; inocente porque esa persona esta cansada de no comer bien, de no encontrar medicina, ni cubrir sus necesidades básicas con ese sueldo miserable, con eso no te basta y dispara.

Dónde está la humanidad, cuando todas esas personas van sin armas a esas concentraciones, van desde niños hasta personas mayores, que bonito no, ustedes armados y los inocentes no.   Ya entendí no me responda ustedes nadie los pario, nadie los quiso solo son bichos de una sociedad muda y ciega, bichos que odian, ustedes son la escoria la peor plaga, jamas recibieron amor de un hogar y mucho menos valores, de lo contrario no nos estuviesen matando, veo como mucha gente ni es capaz de matar una cucaracha ni yo a una hormiga y cuando las veo en fila me hago a un lado para no lastimarlas porque en mi mente y corazón no me cabe que tengo que pisarlas para hacerle daño.

Ustedes Guardias y Policías, son Bichos asesinos y la vergüenza de este país.

Nos están asesinando y así aun no tenemos miedo.