Archivo de etiquetas| sentimientos

Tú emigrante.

Ya lloraste lo suficiente para no extrañar lo que ya no está?, ya te quejaste? ya dejaste de ver el pasado sin sentir tristeza?, ya dejaste de decir allá no era así, era mejor.  Pues te digo para ya! Si, basta de llorar, de quejarte, si decidiste dejar tu país hazlo por lo alto ya pasaste por lo peor que fue tener la valentía de vender, regalar y hasta obsequiar todo por una mejor vida por vivir como gente civilizada que somos, porque nos merecemos una vida mejor.  Que estás sin papeles, que no tienes trabajo, pues reinventate saca tu Don o seguro lo descubrirás y ponte en creatividad, pero ya! Busca estar ocupado así no te da tiempo de pensar tonterías.  Acercate al ayuntamiento busca que cursos hay y hazlo apuntate de voluntario en la ONG. Sal socializa, pregunta y muevete.  Cuando decidiste salir del país es porque decidiste ser valiente y consciente de que es duro empezar de cero pero no imposible, nada nos deja el quejarnos y llorar; disfruta y agradece lo que te ofrece ese país que te abre las puertas, estudia su lengua y hasta su cultura envuelvete y empapate con gusto.  Ya estas ahí al menos que quieras regresar… Pero el regresar, piensalo, tiene sus consecuencias.  Quedate y lucha, busca mensajes positivos así como las personas.  La vida es un constante viaje al cambio.

Anuncios

Me quedo contigo

Me quedo contigo, con la más bonita, con la que no se conforma con nada, pero termina conformándose.
Me quedo contigo, la que se acuesta peinada y se levanta despeinada.
Me quedo contigo la que habla y habla contradiciendo todo lo que escucha, pero al final de la noche da la razón.
Me quedo contigo con la inquieta, con la que quiere hacer mil cosas a la vez y siempre termina haciendo una.
Me quedo contigo con la que cuenta las estrellas, le da forma a las nubes y ve cada día el atardecer para pedir un deseo.
Me quedo contigo porque me escoges siempre, me enamoras cada día, me besas en la frente sin razón y cambias mis planes para incluir los tuyos junto a los mios.

Siempre contigo.

Cielo de algodón

estas frases se las escribí a mi abuelo cuando murió hace tres años.  Espero les guste.

Tan feliz estoy entre rostros angelicales, estrellas que no paran de brillar, mariposas van y vienen.

No hay tiempo ni oscuridad, solo paisajes de colores que no paran de flotar.
No hay sentimientos de tristezas, ni angustia, ni dolor.
Veo cielos infinitos, personas en una y otra dimensión, escaleras de caracol entre nubes de algodón.
Tantas almas conocidas entre flores, montañas, lagos, suspendidas en un cielo azúl, quizás blanco o rosa y hasta de cristal.
Hay un sin fin de cosas que no paro de admirar
Soy feliz, tan feliz que estoy entre nubes de algodón.

Por primera vez.

Yo solo corrí tras sus besos desnudos, sus besos abandonados y heridos.

 Fui detrás de ella, como cuando un perro tiene hambre, sed y hasta frío; fui detrás de ella como la abeja a la miel, como la lluvia al suelo y el girasol al sol.

  Llegue a tu espalda, tome tu hombro te dije: – Aquí estoy, soy lo que buscas, lo  que jamás te hará falta, ni te hará sufrir. tendrás mis mañanas y desvelos. Seré tu compañía para hoy y nuestro futuro, no habrá otra en tu lugar, no habrá nadie que toque éste pequeño y conforme corazón, ni se meta en mis entrañas sacandome las mariposas, que sólo tú  pusiste ahi.  

Solo tú conoces mis gemidos en lo más profundo de mi ser, conoces mi mala costumbre de amar, mi mejor manera de tocar tu piel, mi peor manera de no decir lo que sentía a tiempo y no perderte por primera vez… Por primera vez dame una y última oportunidad.

Mercedes.

Mercedes arregla la cama de su hija, quizás sea la última vez que arregle su cuarto, no hace cuatro horas que se fue a otro país en búsqueda de esperanzas, cambios y que su carrera como médico la haga crecer tanto en lo personal y profesional.

– Hija hoy lloro tú partida me duele mis entrañas, mi vientre donde te tuve, mi alma, mi corazón se tuerce, se gira sabiendo que no se  si esta viejita de tu vida te vuelve a ver. Mis lágrimas son un silencio que se escuchan en el dolor de una madre que no tendrá a su niña más, mi niña que ya no es niña; ahora cumplir tus metas y sueños serás grande entre los grandes.  Aquí estará tu viejita arreglando tú habitación para que un día que puedas volver te sientas feliz y segura como lo solías hacer.  Mi alma me grita por dentro, me quiebra como un vaso de vidrio que cuando cae, se rompe añicos, llamando a mi soledad desde el eco del silencio.

Bichos.

Cuanto dolor, como no estar triste de ver tantas injusticias en mi país Venezuela, es una Barbarie lo que se ve y se vive, nos están matando, la guardia y los policías ya no son de este planeta y ni hablar de los corruptos del Gobierno, que el mundo lo sepa son dictadores y no les importo nunca el pueblo venezolano.

Quisiera preguntarle a un guardia o policía:

-Usted nació solo, quién lo parió, quién lo tuvo 9 meses en sus entrañas, lo abortaron y sobrevivió entre bichos y porquería, la basura te amamanto, el odio te abrazo, no creció con un humano, alguna mamá, papá, hermano, abuelo, un vecino, alguna mascota; porque te he visto como agredes a las personas con tantas ganas, rabia, odio, resentimiento, cierras ese puño gordo y fuerte de cobardía y lo llevas a cualquier parte del cuerpo de esa persona inocente; inocente porque esa persona esta cansada de no comer bien, de no encontrar medicina, ni cubrir sus necesidades básicas con ese sueldo miserable, con eso no te basta y dispara.

Dónde está la humanidad, cuando todas esas personas van sin armas a esas concentraciones, van desde niños hasta personas mayores, que bonito no, ustedes armados y los inocentes no.   Ya entendí no me responda ustedes nadie los pario, nadie los quiso solo son bichos de una sociedad muda y ciega, bichos que odian, ustedes son la escoria la peor plaga, jamas recibieron amor de un hogar y mucho menos valores, de lo contrario no nos estuviesen matando, veo como mucha gente ni es capaz de matar una cucaracha ni yo a una hormiga y cuando las veo en fila me hago a un lado para no lastimarlas porque en mi mente y corazón no me cabe que tengo que pisarlas para hacerle daño.

Ustedes Guardias y Policías, son Bichos asesinos y la vergüenza de este país.

Nos están asesinando y así aun no tenemos miedo.

Cartas que ya no se leen.

Mi querida adorada y amada Eva, estoy muy bien en esta bella y prestigiosa ciudad que me ha dado la oportunidad de tener un buen trabajo, si, un buen trabajo para ofrecerle con mucho amor todo lo que se merece.

Mi buen corazón la extraña y yo aun mas, en cada esquina hay flores muy bellas que me hacen recordar su admirable belleza, sin ignorar su fragancia fresca sutil y delicada así como su voz.  Aquí hay una iglesia muy alta por cierto, cada mañana paso y te imagino ahí con el vestido de novia, las casas aquí son grandes con muchos balcones, no dejo de pensar el día que pueda abrir una puerta de esas casas y te tome entre mis brazos para entrar juntos.

Paciencia le pido mi bella dama Eva, para que cada petición de esa lista  que hicimos juntos se nos cumpla; quiero que estés bien para yo sentirlo así y continuar con nuestro gran sueño, se despide de usted este noble caballero que no deja de pensarla ni un instante, ni en un suspiro.

 

David G, 01 de junio 1926