Archivo de etiquetas| historia

Amor de abuela.

De niño siempre fui diferente, ahora adulto me doy cuenta no se si sera tarde para remediar cualquier daño que hice; recuerdo la mirada de mi madre de desesperación y decepción cuando me decía -hijo vengo de la escuela tus notas son pésimas qué he hecho mal, los profesores dicen que no prestas atención, tienes mala ortografía, excepto la profesora de pintura, que me dijo “su hijo tiene un gran talento” y,,, que vas hacer con el dibujo, ser pintor de brocha gorda, pintor de edificios? no se Eduardo pero tienes que esforzarte más sino serás un don nadie.

Jamás supe que era un don nadie, mi madre dudo de mis capacidades, mientras algunos de mis compañeros ponían atención al pizarrón con tantos números yo veía números que bailaban entre colores que se unían y formaban nubes, arboles y hasta animales.

La abuela confió en mi,  creo que desde que nací, le gustaba y aplaudía mis dibujos, pago mi carrera en Colombia en la Universidad de Bellas Artes, en contra la voluntad de mis padres, me centre en dar lo mejor de mi, para el día de la graduación mi abuela compro el vestido más bonito, me lo dijo, – Ven Eduardo a que está lindisimo éste vestido que compre para ésta reina y ver a su príncipe el día de su graduación. le dije por supuesto que está bello.

Esa mañana de mi acto de graduación fui a la habitación de mi abuela ya estaba lista se colocaba su perfume y le faltaba el toque final su peinado, siempre elegante -Ve eduardo que es tu día ya iré con tus padres al acto, tú tienes que estar antes y recuerda siempre no fuiste ni eres diferente, eres mi artista favorito porque siempre creí en ti y todas tus capacidades que tenias para aprender,. Dijo mi abuela.

En el acto de grado estaban los asientos vacíos y así permanecieron hasta el final, al salir venia mi padre a buscarme con una cara de no muy buena noticias -Hijo tu abuela falleció, saliendo aquí al acto se desmayo en los brazos de tu madre, lo siento hijo llego la ambulancia y no se pudo hacer nada. lo que hice fue correr y correr llegue hasta ella antes que se la llevara, me detuve la abrace le dije al oído: mi reina sabias que te ibas me dejaste, te pusiste el mejor vestido, el mejor perfume, siempre coqueta e impecable gracias por confiar en mi.  Te fuiste en el día mas importante de mi vida.

 

Anuncios

Abrazos.

Abrazos duraderos o como estrella fugaz,

abrazos desde el silencio,

 en la melancolía, por segundos,

y en la soledad,

abrázame desde el cielo y rompe mi ansiedad.

Nunca será tarde para abrazar  esos abrazos que no abrazaste.

 

Asi somos, nada nos basta.

-Se gastó el amor en pendejadas, no guardo ni un poquito pa’ re-conquistarla, dijo el dinero.

-Se gastó el dinero en amor para enamorarla y ahora no voltea ni pa’ saludarlo, dijo el amor.

Un pastel.

Este año no cumplo años, no tengo nada que celebrar solo lamentos y lágrimas, de nuevo tome caminos incorrectos.

Dejaré un pastel en medio del universo, lo miraré desde lejos hasta que el el viento sople por mi las velas y los planetas bailen al son de mis silencios ahogados en las estrellas.

Me marchare cuando se duerma la luna y la galaxia deje de brillar; reiré cuando se me pase la pena y me diré: Que tonta eres pasaste un cumpleaños sin celebrar!

Pececito

Eres un pececito que se asoma en el mar del cielo.

Un pececito asustado donde no ve a su Mami, ni siquiera a su abuela.

Te toco nadar alto antes de tiempo, porque hay personas malas que no tiene corazón, ni sangre en las venas.

Tu sonrisa con ingenuidad adornaran las nubes en el cielo,

El brillo de tus ojos iluminaran las estrellas que hoy lloran tu ausencia en la tierra.

No tengas miedo pececito, pronto te reunirás con tus seres más queridos, harán una fiesta en esa gran pecera, que hoy flotas sin saber por qué.

Todo un mundo llorandote, la mayoría no te conoció y así tocaste muy fondo el corazón de todos.

Pececito que las alas de tú ángel cubran tu sueño eterno.

Noche.

Cuando se apagan las luces de la tierra y empieza la noche, comienzan mis ideas.

Cuando entra esa brillante luz por un lado de la ventana, comienza mi nostalgia.

Cuando se acerca el silencio de la madrugada, comienza mis angustia.

Cuando todos duermen, yo no duermo; alguien me roba mis sueños y no es morfeo.

Cuando mi cama flota entre las nubes cargadas de sueños, yo, yo ya duermo.

 

Imperfectamente para mi.

Ella, la chica imperfecta que quise para mi, la de mirada atrevida, envolvente. 

Ella, la chica timida  que se escondía detrás de su sonrisa alegre y amable.  La que lloraba sin saber por qué y yo menos, sin entender.

Te envolvía con su magia, una magia qué no se por dónde empieza, para poder explicar mejor, yo solo la observaba cuando manteníamos largas conversaciones; cada palabra, cada gesto, era imposible no quedar como tonto mirándola. 

 Ella, la chica sencilla con sus atuendos que no encontrarías en la moda, ni en las revistas, con su rostro de piel original, sin maquillaje, no lo necesitaba, la chica difícil de conocer, pero fácil de observar.  

Ella  imperfectamente perfecta para mi, sabia como apreciar las hojas que caían de los árboles, ver el cielo para darle forma a las nubes.  La que te daba ánimos y frases de aliento, cuando era ella la que lo necesitaba.  

Ella la que amaba lo simple se enamoraba del sol, la luna y las estrellas.  No había espacio, ni tiempo, para que me amara a mi.  Perdononame por no entenderte entre tantas palabras, gestos y lágrimas. 

Quizás fui egoísta en no preguntarte “estás bien?” o “cómo te sientes hoy” pero el tiempo pasaba tan rápido a tú lado y tú cara de ternura y firme, que no me imaginaba que Morías.

Me dolió no despedirme ni que me despidieras, me mentiste al decirme que te iría de vacaciones por unas semanas. 

Espere las semanas que pasaran pero no te veía en el parque, preocupado fui a tú casa, solo me queda el recuerdo de esa mañana que toque a tu puerta para decirte: “Eres la mujer imperfectamente perfecta para mi, porque te amo”.

Pero la sorpresa me la llevé yo, cuando tus padres me dicen entre lágrimas: – Elisa ya no esta con nosotros, descansa en el mundo espiritual, quiso que su muerte fuera discreta, en silencio, para que la recordaran como fue en vida. 

 Te esperábamos a que vinieras, gracias por hacerlo, porque Elisa nos dejo este mensaje para ti.  – Yo también te amo porque eres imperfectamente perfecto para mi.