Archivo | julio 2017

Seguiré ahí.

Me quede en tu silencio que ahogó mi ego en los días mas soleados y grises que más te necesite.

Me quedé en tu pecho acurrucado, asustado, como un niño implorando amor y un “no te vayas”.

Me quedé en tus pupilas, en tus pestañas con cada parpadeo, cada lágrima escondida e insegura.

Me quedé para no irme, igual dejaste que me fuera, pero yo sigo ahí en cada cabello tuyo, en tus manos, tu mirada; cada huella que dejas a donde vayas yo seguiré ahi.

Anuncios

Vacío.

Hoy no son esas noches de dormir, 

Me pierdo en tus recuerdos, en los mínimo momentos juntos,

Se desvanecen mis manos esperando las tuyas.

Me recupero en tus fotos, fotos vacías sin tu regreso.

Miro el espacio en la cama, tu espacio, ese el que nunca tenias que haber dejado, la cama dibuja tu silueta, tus labios sensuales y hasta tu sonrisa.

Las paredes murmullan el eco de tu sonrisa, de tus palabras y tus gemidos.

Hay que noches sin ti, sin un: “hasta mañana”, “feliz noche”, “te amo”, “mañana es otro día” “ven y dame un abrazo”. 

Ven y llena mis vacíos.

Volví

Volví de nuevo a tus brazos, a tú boca, a tu mirada.

Volví a mis dudas, pero a mis sentimientos firmes.

Volví con tu rara manera de hacerme sentir bien y a la vez indecisa de ir en búsqueda de otro amor.

Volví para entender tu extraña personalidad de amar, volví para hacerme la tonta y quererte quizás a pedacitos pero sin sobras ni conformismo.

Volví sin entender mi corazón y por los momentos no quisiera entenderlo.

Sencillamente volví.