Archivos

Tristezas

– y de qué murió?

-Se ahogó con una gota de lágrima que caía por su mejilla atravesando sus dulces labios y abrazando la lengua para no caer a su garganta, la lengua la soltó llegando como estaca al corazón.

Anuncios

Somos.

Somos lo poco que esperamos de nosotros mismos

Somos lo mucho que podemos dar, pero los miedos no nos dejan avanzar.

somos únicos entre miles de humanos, genes perfectos, mentes brillantes.

somos la posibilidad de nuevos caminos.

somos el universo entero sin entenderlo, pero igual así, somos un universo del todo.

Una de esas anécdotas.

Una mañana la abuela: -vengan niñas ya nacieron los pollitos!

-Los podemos tocar abuelita.

-No, solo verlos porque la mama gallina no les dará calor y morirán de frío.

-y darles un besito.

-Su mamá es muy celosa y con su pico te picara.

-bueno vamos hermanita dejemos que la mamá gallina le de teta a los pollitos.

 

Primavera

Abrázame fuerte en silencio.  Necesito de tus brazos, eres mi nido, mi refugio, mi corazón.  Así como la primavera abraza el sol necesitando su calor, como los días que no quieren terminar  porque al sol le cuesta marchar.  Abrázame fuerte mamá que la primavera llega una vez más, presumiendo sus flores y las mariposas que no paran de bailar y nosotras que no dejamos de admirar.

Pececito

Eres un pececito que se asoma en el mar del cielo.

Un pececito asustado donde no ve a su Mami, ni siquiera a su abuela.

Te toco nadar alto antes de tiempo, porque hay personas malas que no tiene corazón, ni sangre en las venas.

Tu sonrisa con ingenuidad adornaran las nubes en el cielo,

El brillo de tus ojos iluminaran las estrellas que hoy lloran tu ausencia en la tierra.

No tengas miedo pececito, pronto te reunirás con tus seres más queridos, harán una fiesta en esa gran pecera, que hoy flotas sin saber por qué.

Todo un mundo llorandote, la mayoría no te conoció y así tocaste muy fondo el corazón de todos.

Pececito que las alas de tú ángel cubran tu sueño eterno.

Ángel .

En los brazos de un ángel me llevan de aquí

ya no siento frío ni dolor

no hay tristeza,

ni siento el peso de mi cuerpo,

solo voy en los brazos de un ángel,

no alcanzo ver sus alas 

pero si su esencia,

no alcanzo ver su cuerpo

pero si su transparencia, 

su aliento me quita el sueño

el sueño a la eternidad. 

Poco a poco me duerme con el coro celestial,

ahora te reconozco!

eres el ángel que siempre has cuidado de mi

y ahora me acompañas hasta el día de mi muerte.

 

Hasta siempre Abuelo.