Sus historias.

trabajador-llorando_1012-222

las personas que atiendo en el banco no son clientes.

Son personas con historias tristes, melancólicas y si se tiene suerte feliz.

Me persiguen más las historias con comienzos y finales tristes.

Personas con sed de ser escuchadas, con gritos de dolor en su interior.

Les doy mi mejor servicio como trabajadora del banco, pero como humana les doy mas de mi, para mi cada persona con su historia, anecdotas, experiencias, son importantes y valen.

Son importantes y valen porque aprendo, valoro más lo que vivo y lo que me toca vivir.

Yo no busco ni pregunto  a que me cuenten una vida ajena, las personas se sientan y de una vez  entran en  confianza para contarme algún episodio de sus vidas, mientras yo atiendo su solicitud del servicio que ofrecemos en el banco.

Tengo un lema, que nadie se va de mi puesto bravo ni insatisfecho, el que se va, se va contento y satisfecho.

 En ocasiones me siento hasta terapeuta, me agrada ayudar a las personas no con consejos, los consejos se pueden confundir como un mandato; sino con lo que siento como mis palabras de aliento apoyo y lealtad.

Sus sonrisas, miradas, hasta abrazos, o la llegada de un café, galletas y chocolates; son gestos de agradecimientos, rostros sensibles con calides humana que yo, no dejare de recordar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s