Padre.

De un amor sin preguntar, nací yo.

Por miedo a lo desconocido y sin valor huye un padre cobarde.

Como un ratón asustado se esconde entre la nada.

Solo lo cubre la soledad, el resentimiento, lo incierto.

Hay solo espejos, un espejo sin respuesta que descifran mis rasgos.

Llevo una herencia de genes que desconozco y a la final que no pregunto, porque es obvio.

Llevo paz en mi corazón, no hay reclamos, ni reproches, ni necesidad de odiar.

En algún lugar de la tierra quedó un ser incompleto, temeroso, quizás arrepentido, que perdió los años de su vida sin saber lo que es ser padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s